Recientemente el sitio español consumer.es publicó un artículo en que, consultadas distintas fuentes, concluye que no existe evidencia de contagios del virus a través de los alimentos.

Es una preocupación al ir de compras. ¿Cómo evitar contagios al consumir frutas o verduras?.  El artículo cita a la científica jefa de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria, Marga Hugas, quien indica que “las experiencias de anteriores brotes de coronavirus afines, como el causante del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV), indican que no se produjo transmisión a través del consumo de alimentos”. Además, el Centro Europeo para la Prevención y Control de las Enfermedades ha declarado que “si bien la fuente de la infección inicial en China fue un animal, el virus se está propagando ahora entre las personas, especialmente al inhalar las gotitas presentes en el aire cuando alguien tose, estornuda o exhala”.

Pero qué pasa si el virus llega a los alimentos al ser manipulado por alguien contagiado. El medio español consultó a la experta en seguridad alimentaria Gemma del Caño quien explica: “Es verdad que puede suceder, pero tú lo vas a coger y no te vas a tocar la cara. Si lo lavas al llegar a casa (y te lavas bien las manos), después no va a haber ningún problema”.

Por lo anterior, la recomendación es mantener siempre normas cotidianas de higiene y seguridad al preparar o manipular alimentos, como por ejemplo:

  • Observar cuatro pasos básicos con los alimentos: limpiar, separar, cocinar y refrigerar.
  • Lavarse las manos con frecuencia, en especial tras manipular productos crudos.
  • Evitar llevárselas a boca, nariz u ojos.
  • No usar los mismos utensilios para alimentos crudos y cocinados; asegúrate de que están limpios y secos.
  • Utilizar tablas de cortar diferentes para carnes y frutas o verduras.
  • Como medida de seguridad adicional para evitar la transmisión de la COVID-19 a través de superficies contaminadas, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos recomienda desinfectar regularmente (con cloro alimentario, por ejemplo) todas las superficies que estén en contacto con los alimentos, así como los utensilios de cocina.

 

Lea el artículo completo AQUÍ.

Imagen: Pexels