Toxicóloga descarta que Alto Maipo contamine las aguas de la cuenca: “La intervención del proyecto en el medioambiente es absolutamente armónica”

A medidados de abril un estudio sobre las aguas del Cajón del Maipo,  realizado por el doctor Andrei Tchernitchin y avalado por el Colegio Médico, consignaba los riesgos para la salud de consumir agua para los habitantes de la zona y las personas que viven en Santiago por las altas presencias de metales pesados en el agua. En efecto, recomendaban parar las obras del proyecto Alto Maipo

En ese contexto, la empresa que impulsa la central hidroeléctrica, encargó un estudio a la doctora Laura Brögel, especialista en medicina toxicológica, docente universitaria,  integrante de dos sociedades científicas y reconocida por su trabajo forense en los casos del ex Presidente Eduardo Frei Montalva y  el niño Rodrigo Anfruns.

Brögel descarta absolutamente los resultados del estudio anterior. “En ese caso el error es que se trató de un muestreo puntual, un muestreo de solamente cinco datos y de esos solamente uno corresponde a agua de consumo humano. Los otros son aguas de correntivas superficiales que pueden ser calificadas, bajo la norma de riego o bajo la norma recreacional, pero bajo ninguna circunstancia corresponden a aguas de consumo humano”, aseguró.

Las conclusiones son totalmente opuestas. Brögel detalla como realizó el trabajo, encargado por la empresa Alto Maipo. “Se trabajó con los datos históricos del sistema nacional de control de aguas de río y de aguas correntivas superficiales y de ahí nosotros pudimos obtener datos que están validados, que equivale a lo mismo que nosotros trabajaramos con datos de la calidad de aire. Son datos que no puedo modificar, que no se puedo cambiar. Son datos firmes que forman parte de la información del sistema. Trabajamos con datos incluso de los años 90 en adelante y lo que fuimos viendo es que existe una tendencia mantenida a ir aumentando en forma exponencial concentraciones de metales, pero que estos tienen ciclos”, afirmó la científica.

De esta manera los metales pesados en las aguas son de origen natural y no alcanzan a las aguas que se disponen para consumo humano.”Todas las fuentes de agua que conforman la cuenca están asociadas al fenómeno natural de la conformación geomorfológica de la cuenca. La cuenca es de origen volcánico, tiene dentro de sus elementos naturales, metales pesados. No es algo que alguien le esté echando. No es algo que tampoco se esté sobre explotando, que haya un gran movimiento de tierra asociado al proyecto Alto Maipo, porque el proyecto recién ahora a fines de marzo iba acercándose a un 25% del avance de las obras en la construcción de los túneles. Ni siquiera las microcuencas están comunicadas. Es poco probable que eso pueda traducirse en una llegada masiva al rio y que esté incidiendo en este tema. La única forma en que esas microcuencas pudieran aliementar una situación de aumento de metales pesados sería bajo algo muy particular como un cataclismo o un sismo grado 12 que desprendiera el relieve totalmente”, explicó.

La doctora avala el trabajo sustentable de Alto Maipo. “La obra civil la vimos en terreno, vimos todos los procesos y pudimos comprobar que la forma en que se ha intervenido el medio ambiente es absolutamente armónica porque se ha dispuesto ir sacando en pequeñas cantidades material de una zona que constituye la marina. Los volumenes que se sacan se van compactando. La cantidad de material no alcanza a llegar al curso de los rios”, aseguró.

Brögel no esconde la motivación de su estudio que dice fue encargado por Alto Maipo para establecer si tenía responsabilidades en la concentración de metales pesados en las aguas  y entrega más detalles sobre sus conclusiones respecto a la intervención del ecosistema en la zona. “Nosotros encontramos yeguas que estaban con sus crias recien nacidas sin defectos en su conformación anatómica. Cuando un ecosistema es inestable, que tiene fallas, lo primero en caerse es la capacidad de reproducirse de sus individuos  y sus individuos están consumiendo el agua de la zona y alimentandose de los pastos. Es un ecosistema que se está manteniendo. La intervención del Proyecto Alto Maipo es absolutamente armónica con el sistema. Yo soy muy critica, a mi me piden un informe y voy a decir lo que científicamente me parece. Aqui sinceramente me quedo tranquila. Este proyecto no ha repercutido para nada en la concentración de metales pesados en las aguas”, insiste y critica el método del estudio anterior:

“Tenemos un muestreo con deficiencias. No solo desde el punto de vista de la interpretación analitica y de sus resultados, porque hay un resultado para un mismo parámetro, que dan sobre el nivel de riesgo y otros bajo el nivel de riesgo. Entonces tu no puedes tomar para un mismo parámetro xx y decir aqui está alto o bajo. Hay errores al confundir al publico general con aguas que no tienen aplicaciones para el consumo humano cuando son aguas recreacionales y si una persona llega a consumir son en situaciones muy especiales, como tragar agua haciendo kayak”, ejemplificó.

Para la doctora Brögel el fenómeno creciente del cambio climático ha sido decisivo para explicar los aluviones y las lluvias cálidas y no la construcción de la controvertida hidroeléctrica.

 

 

 

Ver Fuente