Security le pone fichas al sector eléctrico y valora menor dependencia del ciclo hídrico

Los resultados del primer trimestre que anotó el sector eléctrico le gustaron a Inversiones Security. El departamento de estudios elaboró esta mañana un análisis profundo del sector, teniendo como base para el favoritismo que ocupan estas acciones en su cartera a aquéllas compañías con mayor presencia en la zona central del país, destacando al mismo tiempo la menor dependencia de la generación hídrica que ha mostrado la industria.

Uno de los principales elementos que destacó el informe es el menor costo marginal (CMg) que se está viendo en lo que va de 2016. En el caso del SIC está promediando US$58/MWh gracias a un mix de generación más eficiente. Dicho valor representa mínimos que según Security no se veían desde 2005-2006, cuando todavía existía en Chile aporte de gas natural de Argentina, y es previo a la fuerte reducción de precipitaciones de los últimos 4 años.

En el SING, éste se ha reducido fuertemente en magnitud y volatilidad como respuesta al ritmo de construcción de centrales asociadas a la industria minera, manteniéndose en niveles de entre US$50 y US$60 por MWh desde mediados de 2014.

El informe destaca la mayor diversificación de su matriz de generación, principalmente en el SIC. “Las inversiones de los últimos años consolidaron al carbón como el segundo protagonista dentro del total, pesando a la fecha un 31%. Actualmente, el foco de crecimiento en el SIC se concentra en ERNC (que equivalen a un 9,3% del total, sin considerar centrales mini hídricas), con lo cual el Diesel está quedando marginado a apenas un 2%-3%”.

Para Security el sector eléctrico se mantiene como el preferido de sus carteras recomendadas, mientras la situación económica regional se mantenga débil. “Al respecto, nuestra exposición en el SIC está plasmada a través de Endesa-Ch y Colbún, sumando también a E-CL como forma de capturar nuevos proyectos en el sector y la estabilidad del SING. Complementamos nuestra posición con Enersis-Am, ante posibles cambios favorables a nivel climático y regulatorio en Brasil y Argentina”.

Lo anterior, a pesar de que para fines de año se espera la presencia del Fenómeno de la Niña, lo cual debería acarrear negativas consecuencias para el sector, aunque los expertos esperan que éste se manifiesta débilmente, aunque para el corto plazo todavía se espera la influencia del Niño.

“Aún cuando no se puede hablar con total certeza de las predicciones del año, evaluamos de manera positiva el hecho que sea más probable un año normal en términos de lluvias y que los distintos actores del sistema se han preparado para ir dependiendo menos del escenario hidrológico. Esto da un soporte más sólido a la matriz para enfrentar una mayor estrechez de agua. No obstante, es un factor que continuaría condicionando los resultados del sector, por lo que las implicancias de algún cambio en este pronóstico son directas”.

Para ver el análisis detallado de cada compañía, revisa el informe aquí.

Ver Fuente