PC se distancia del gobierno y anuncia que recurrirá a la Comisión Interamericana de DD.HH. por control preventivo

La jefa de la bancada de diputados del Partido Comunista, Karol Cariola, anunció a nombre de los parlamentarios de esa colectividad, que recurrirán a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en contra del control preventivo de identidad.

Una medida que está incluida en la aprobada agenda antidelincuencia del gobierno.

“Vamos a ir a la Comisión Interamericana de DD.HH., como bancada del Partido Comunista, porque creemos que en esto hay que poner atención”, dijo la parlamentaria a La Tercera.

“Estamos estudiando cuáles son las formas, los requisitos y las necesidades para poder hacerlo lo antes posible”, agregó Cariola.

En definitiva, se trata de una demanda contra el Estado. “Es básicamente para poder anticiparnos, observar y vigilar de mejor manera cómo se aplica el control preventivo de identidad”, declaró la legisladora.

“Queremos evitar que esta sea una norma que permita generar arbitrariedades, que genere consecuencias discriminatorias con algunas personas, que las personas puedan llegar a sentir trastocada su dignidad, su seguridad y su libertad”, ahondó la diputada PC.

Tal como consigna el matutino, en caso de ser declarada admisible la acción podrían pasar varios años antes que escale a la Corte Interamericana de DD.HH., entidad que podría fallar contra del Estado ordenando modificar o derogar esa legislación.

Ayer la bancada de diputados del PS sufrió un duro revés al no conseguir las 30 firmas que eran necesarias para presentar un requerimiento ante el Tribunal Constitucional.

Frente la fracasada arremetida socialista, Cariola explicó que “si bien entregaba mejores condiciones que el Partido Socialista hubiese podido recurrir al TC para la presentación ante la CIDH, no es un requisito previo. Solamente se requiere agotar las instancias convencionales u ordinarias, y esas instancias ya están agotadas”.

La ofensiva del PC es, si duda, mayor que la jugada por el PS, ya que implica un despliegue del gobierno frente la CIDH. Lo que habría provocado incomodidad en La Moneda.

Ver Fuente